TERCERA SEMANA DE CUARESMA

TERCERA SEMANA DE CUARESMA

EVANGELIZACIÓN

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan (4,5-42):

En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía.
Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice: «Dame de beber.» Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.
La samaritana le dice: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?» Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.
Jesús le contestó: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva.»
La mujer le dice: «Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»
Jesús le contestó: «El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.»
La mujer le dice: «Señor, dame de esa agua así no tendré más sed ni tendré que venir aquí a sacarla.»
Él le dice: «Anda, llama a tu marido y vuelve.»
La mujer le contesta: «No tengo marido».
Jesús le dice: «Tienes razón que no tienes marido; has tenido ya cinco y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad.»
La mujer le dijo: «Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.»
Jesús le dice: «Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad.»
La mujer le dice: «Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo.»
Jesús le dice: «Soy yo, el que habla contigo.»
En aquel pueblo muchos creyeron en él. Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer: «Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo.»

Palabra del Señor

REFLEXIÓN

¿Me hago alguna vez preguntas al estilo de la Samaritana? ¿Vivo preocupado por el cumplimiento de las normas y me olvido de amar y servir a mi prójimo? ¿Qué hago para adorar a Dios en mis hermanos y hermanas que sufren?

ORACIÓN

CORAZÓN REBOSANTE DE FE

Señor, si hay algo que tengo claro en mi vida,
es que quiero seguirte.
Pero he de reconocer
que muchas veces el camino no es fácil:
Necesito que me recuerden varias veces
durante las cuatro semanas de Adviento que estás por llegar…
Necesito que me ayuden a ser consciente
de que seguirte implica pasar cuarenta días de desierto como tú hiciste…

Necesito que me laven los pies, que me preparen un trozo de madera
con el que parezca que estoy abrazando tu cruz,
necesito música y fiesta para sentir la verdadera alegría de tu Resurrección…
Necesito que me inviten “a no cenar” una noche
para concienciarme de que muchos de tus hijos
siguen muriendo de hambre…
Necesito vivir un gran problema
para darme cuenta de que un examen no es el fin del mundo…

Necesito que hagan unas convivencias
para poder hacer un hueco y encontrarme contigo…
Haz, Señor, que todo esto
no se convierta en cruces de desconfianza.
Que sea capaz de esperarte
con mi corazón y mis manos rebosantes de FE,
que sea capaz de salir a tu encuentro por mí mismo,
sin que sea necesario que los demás me empujen a ello.

No se han encontrado resultados.

Menú